Ir para el contenido
Inicio del contenido
¿Te gustó la página? Haga clic aquí y diga lo que piensa!

Gestión Pública por Resultados

La Gestión Pública por Resultados (GPR) implica planificación, equilibrio, transparencia y control. Todo en busca de indicadores cuantitativos capaces de justificar, con resultados mensurables, la actuación de los órganos públicos

GPR es un modelo en el que el sector público pasa a adoptar una postura emprendedora, orientada hacia el ciudadano como cliente y buscando estándares óptimos de eficiencia, eficacia y efectividad, con ética y transparencia. Es una gestión que busca reducir costos para la sociedad y compromete al Estado con la satisfacción de los ciudadanos. Es un modelo en el que el gobierno es un medio y no un fin en sí mismo.
En este modelo, el poder público necesita dialogar continuamente con la sociedad y utilizar intensamente los procedimientos de monitoreo y evaluación, incluso desde el punto de vista del ciudadano como cliente principal.
Una práctica, comúnmente adoptada, es el estímulo a la competencia entre programas por mejores resultados, con el fin de mejorar la atención al público, reducir costos y el tiempo de los procesos y crear eficientes mecanismos de información gerencial. La política de GPR exige del gobierno un permanente perfeccionamiento de sus procesos y la focalización en los resultados de sus programas, proyectos y actividades, prestando cuentas sobre los mismos a la sociedad. En términos prácticos, GPR implica:

  1. Definir de forma clara y objetiva el problema de desarrollo que será tratado;
  2. Identificar a los beneficiarios y elaborar programas y proyectos que atiendan a sus necesidades;
  3. Definir los resultados esperados de manera realista, sobre la base de análisis adecuados;
  4. Perfeccionar los mecanismos y criterios de asignación y control de recursos y, a la vez, dar autonomía y responsabilidades a los gestores;
  5. Monitorear el progreso hacia los resultados y los recursos utilizados, usando indicadores de desempeño apropiados;
  6. Identificar y gestionar los riesgos, teniendo en cuenta los resultados esperados y los recursos necesarios;
  7. Aumentar el conocimiento a través de lecciones aprendidas e integrarlas en los procesos de toma de decisiones; y
  8. Elaborar informes sobre los resultados obtenidos y los recursos utilizados.

Así, en este nuevo modelo, el énfasis se desplaza de los aspectos operativos de la gestión de proyectos y sus resultados inmediatos hacia una óptica más amplia, incorporando los impactos de las acciones gubernamentales sobre la vida de la población y el proceso de desarrollo. Es un modelo que se diferencia de la gestión pública tradicional, que está más orientada hacia el control interno y la conformidad de los costos presupuestados, donde la burocracia es un fin en sí misma y el gobierno es lento e ineficiente.
En síntesis, GPR prioriza la atención al ciudadano como cliente, es proactiva, toma iniciativas y tiene autonomía gerencial. Además, no descuida de la calidad de los procesos, adopta el control por objetivos y metas, que generan resultados para la sociedad que atiendan a las demandas de los ciudadanos como clientes.
Fuente: http://www.ipece.ce.gov.br
Extraído de "Ceará: la práctica de una gestión pública por resultados."

Enlaces:
Acompañe aquí los resultados obtenidos

 

Archivos Adjuntos

Cargando...

¿Cuál és su nivel de satisfacción con esta pagina Web?



Volver para el inicio del contenido Volver para el menu inicial